Tag Archives: hijos

La batalla contra los «hijos parásito» se libra ya en los tribunales

(Colaboro en esté artículo publicado en ABC.es  por María Alcaráz Mayor el 

  • Cada vez más padres tratan de extinguir la pensión alimenticia a sus descendientes cuando son mayores de edad y no estudian ni trabajan.

 

Hay veces en las que sermonear a los hijos no es suficiente. Consejos y preocupaciones que más tarde se convierten en advertencias pueden llegar a un casos extremos, casos en los que un padre lleva a su hijo a los tribunales para retirarle una pensión alimenticia. El último ejemplo trascendió a los medios hace apenas una semana: la Audiencia Provincial de Albacete retiró a una chica de 24 años, por el nulo aprovechamiento de sus estudios, la pensión alimenticia de 600 euros que le daba su padre.

No es la primera vez que la justicia se implica en un caso similar. Hace poco más de un año la Audiencia de Cantabria puso fin a la pensión de un chico de 29 años y que desde que había cumplido la mayoría de edad tuvo una implicación nula tanto en los estudios como en la búsqueda de un trabajo. Otra sentencia distinta de 2015 determinó la retirada de la pensión de una mujer de 30 años matriculada desde el año 2006 en la licenciatura de Química Industrial y cuyo rendimiento escolar era nefasto. Todos casos en los que «ninis» se escudaban en estudios desaprovechados para seguir cobrando una manutención.

«Cuando desde un juzgado tienen que tomar este tipo de decisiones, siempre se está hablando de un fracaso familiar, pero no es responsabilidad solo de las familias, también es un fracaso social», explica a ABC Sergio García Soriano, psicólogo clínico. A nivel social, este tipo de casos pueden tener diversas explicaciones, variando desde una educación en la «sobreprotección» en la infancia hasta el comportamiento inmaduro de los hijos.

Aunque el profesional tilda de fracaso esta situación, también celebra que existan posibilidades para que en últimos términos los hijos no tengan los beneficios que tenían en un principio, y afirma que «es necesario tomar esta vía en este tipo de casos, porque los padres actúan en consecuencia de todo aquello que ya habían dicho y advertido».

phone-875488_640.jpg

Un mundo en deuda con ellos

La falta de madurez puede ser el detonante del tipo de situaciones reflejadas. García Soriano expone que muchos de los jóvenes no tienen una percepción de la responsabilidad necesaria y que, una persona que no se preocupa de sus cuestiones académicas tampoco lo va a hacer por tener una vida personal y laborable positiva. El psicólogo comenta que son personas «cuyo pensamiento es que el mundo está en deuda con ellos y que les tienen que satisfacer sin tener ellos ninguna responsabilidad». Aunque admite que hay varios factores que pueden fomentar este tipo de comportamientos, el profesional también admite que algunos de ellos y ellas pueden ser «simplemente unos vagos».

Beatriz Zapico, abogada en uno de estos casos, comenta que el plano monetario no suele ser el móvil por el que se interponen estas denuncias. La decisión de los padres de que sus hijos se formen para acceder al mundo laboral suele ser el motivo por el cual llegar a los tribunales puede ser una especie de ultimátum. «Este suele ser un proceso muy doloroso para los padres, lo que ellos quieren es que sus hijos aprovechen el dinero que les han dado para que se puedan desarrollar como adultos», comenta la abogada.

«Esto ya no tiene que ver con una cuestión económica, es más que los hijos necesitan enfrentarse a una consecuencia y si esta no puede ser por la vía diplomática y afectiva, debe ser por la judicial», apunta Sergio García Soriano. «En el caso de mi cliente, él quería darle a su hijo la mejor vida posible y se vio obligado a interponer la demanda ante la pasividad que el hijo mostraba por tanto estudiar como trabajar», comenta Zapico.

La sobreprotección de algunos padres durante las crianza de los hijos es otra de las explicaciones que se pueden dar a estas situaciones en las que se impide que los niños tengan las herramientas suficientes para poder madurar en el momento adecuado. Una persona joven que ni estudia ni trabaja puede tener esa actitud porque ha sido consentido. «Cuando los padres se divorcian suelen estar culposos porque el proyecto de vida finaliza y de alguna manera intentan darle a su hijo más de lo que este puede y debe recibir», dice García Soriano.

La motivación no es económica

Beatriz Zapico comparte una de las ideas que transmitió durante la defensa de su caso en los tribunales: «Un buen padre no solo es que abona una pensión, sino el que transmite valores como el del esfuerzo y el aprovechamiento y la estimación de este tipo de demandas está contribuyendo a que los hijos comiencen a entender tales términos». Una idea que agrupa la naturaleza de este tipo de casos.

Aunque el perfil económico no es el motor de este tipo de demandas, también juega un papel. En el caso llevado por Beatriz Zapico, la abogada explica que su cliente llegó a abonar más de 60.000 eurosen forma de pensión para su hijo, un dinero que no tuvo ningún tipo de beneficio para este, ya que no lo aprovechó en formación.

En la situación de la chica de 30 años, las dificultades económicas también jugaron una parte fundamental. El padre de la mujer pagaba, desde que esta alcanzó los 18 años de edad, 350 euros al mes para que la chica pudiera terminar su formación. Aunque el progenitor ya había presentado una demanda para pedir la extinción de la pensión en 2008, la cual fue desestimada, su situación empeoró cuando se quedó en paro y cobraba tan solo 426 euros, con los que debía asumir la manutención de su hija, en 2012.

Una nueva demanda fue presentada, gracias a la cual la cantidad de manutención se redujo a 150 euros, un dinero que el padre continuó asumiendo con dificultad. No fue hasta 2015, cuando la chica ya tenía 27 años y se llevó la sentencia al Tribunal Supremo, cuando el progenitor consiguió extinguir por completo la compensación económica.

smilies-1607164_640.jpg

«Parásito social»

Tanto Beatriz Zapico como Sergio García Soriano sacan a colación el término «parásito social». Aunque suena un poco extremo, ambos coinciden en que en estos casos los hijos demandados pueden denominarse parásitos. «Es una actitud en la que solo recibes pero no aportas. Es la actitud de creer que se tienen todos los derechos pero ninguna obligación. Parásito puede ser un término fuerte, pero representa la realidad de ciertos jóvenes», señala el psicólogo clínico.

Esto no evita que el profesional también defienda a todos los jóvenes que comparten generación con los «ninis» pero que sí estudian o trabajan. Explica que aunque el término le parece «descriptivo», también le parece «injusto», ya que hay muchos jóvenes que «están centrados y se parten la espalda trabajando y estudiando». Ambos afirman que la juventud se debe ver con toda su complejidad y que, aunque haya casos tan extremos como los que llegan a los juzgados, hay muchos tipos de jóvenes que sí están cumpliendo con el papel social que deben desempeñar a su edad.

 

(Colaboro en esté artículo publicado en ABC.es  por María Alcaráz Mayor el 

Advertisements

LAS RELACIONES ENTRE LOS PADRES Y LOS HIJOS

La familia en algunos casos en vez de actuar como catalizador para el desarrollo de la persona, actúa de forma disfuncional, impidiendo, obstaculizando o entorpeciendo el desarrollo normal. Esto dependerá del modelo educativo seguido en la cultura familiar, habiendo diferencias entre formas educativas las cuales podemos concretar según la estructura familia y forma de funcionamiento. Organiza

1) ¿Qué tipo de situaciones llevan a las familias a las consultas?

Muchas y muy variadas. Quizá la primera son problemas de comportamiento, falta de atención, suspensos masivos de sus hijos, desorientación personal…

2) ¿Son más proclives los padres o los hijos a la hora de dejarse ayudar?

family-1784371_640.jpgCon los hijos, los chicos es más fácil que tomen nota, que se sientan atendidos y puedan cambiar de pensamiento y, por lo tanto, de actitud y de comportamiento. Son los padres lo que tienen más dificultad para aceptar las modificaciones, las nuevas normas, que haya “un intruso”, un terapeuta, ayudándoles. Ayer me decía un padre:

“Venir a verte a ti, es un fracaso para mí” “Un fracaso a nivel personal y familiar”

3) ¿Qué tipos de familias existen en la sociedad española?

El término familia procede del latín famīlia, “grupo de siervos y esclavos patrimonio del jefe de la gens”, a su vez derivado de famŭlus, “siervo, esclavo” El término abrió su campo semántico para incluir también a la esposa e hijos del páter familias, a quien legalmente pertenecían, hasta que acabó reemplazando a gens. Tradicionalmente se ha vinculado la palabra famŭlus, y sus términos asociados, a la raíz fames («hambre»), de forma que la voz se refiere, al conjunto de personas que se alimentan juntas en la misma casa y a los que un páter familias tiene la obligación de alimentar.

Familia Democrática: Los progenitores expresan a sus hijos lo que esperan de ellos, siendo con relación directa a la etapa evolutiva en la que están. La comunicación suele ser fluida basada en el afecto, pero también en la lógica y la razón. El cuidado y la protección son fundamentales, dejando al infante en libertad, pero siempre teniendo en cuenta las restricciones fundamentales para no sufrir ningún daño. La clave en este tipo de familia es que el niño experimente sin peligro.

La educación autonomizadora permite un desarrollo adecuado a la edad del niño o la niña

Familia autoritaria: Los progenitores sobre exigen a sus hijos, pidiéndoles o demandándoles cualidades por encima de sus posibilidades en relación a su madurez. Esta sobre exigencia está basada en una comunicación directiva sin que exista afecto o expresión de emociones y en donde solo se toma en cuenta el criterio del progenitor, como verdad absoluta. La clave en este tipo de familia es que al niño no se le deja experimentar libremente bajo la excusa de que no son maduros.

Familia sobreprotectora: Familia en donde los infantes no pueden desarrollar sus recursos para una vida autónoma debido a que son los progenitores quienes suplen sus capacidades, “haciendo por ellos”.  Las peticiones que se hacen están por debajo de los recursos y capacidades de los niños, no dando responsabilidades según su edad, lo cual imposibilita una maduración y deja al infante con un desarrollo precario. La clave en este tipo de familia es que al niño no se le deja experimentar libremente y desarrollar sus propias capacidades bajo la excusa de no correr así ningún peligro.

Familia permisiva: En este tipo de familia los infantes no saben bien qué se espera de ellos, ya que los progenitores no orientan ni funcionan como guías en el comportamiento de sus hijos. La relación paterno-filial está fundamentada en una comunicación basada en el afecto y expresión de emociones, pero sin una regulación desde la razón y la lógica. El infante tiene libertad en sus acciones, pero a la vez estará perdido o desorientado en aquello que le beneficia o perjudica. La clave en este tipo de familia es que al niño se le deja en libertad para unas cosas y para otras no, siendo aleatoria y sin sentido esta libertad.

Familia negligente: en este tipo de familia existe muy bajo cuidado y protección de los infantes, incluso abandono, en donde los progenitores no se encargan de forma responsable de sus hijos. Al infante no se le enseña, guía u orienta en su desarrollo, existiendo una muy baja comunicación, sin expresión de afecto ni emociones y el funcionamiento familiar no se basa en razones lógicas y reales. La clave de este tipo de familia es que el niño siente que nadie se preocupa por él y crece en una libertad absoluta sin unos valores o principios que le guíen, dejando su desarrollo a la deriva.

4) ¿Es real el refrán “una madre es para 100 hijos, pero 100 hijos no son para una madre”?

father-656734_640.jpgSí esto quiere decir que las madres son multitarea y dan una sensación de equivalencia a la hora de amar y dar cuidados a sus hijos pero en el caso de los hijos, no lo ven de esa manera con sus madres, tienen un tamiz que media esta visión con envidias, celos, sobre exigencias… también, quiere decir que una madre da pero que los hijos, y la deuda simbólica queda hacia adelante hacia las nuevas generaciones, más que hacia la persona que les ha dado sus primeros cuidados. ¿Esto qué quiere decir en román paladín? Si mi madre, me limpió el culo a mí, yo le voy a devolver el favor o yo voy a limpiar el culo a mis hijos, sobre todo.

Pues aquí se abre un debate, porque si cuido a mi hija para que luego, ellos me cuiden, no estoy haciendo un acto de amor, en el fondo estoy cuidando enfermeros de mi tercera edad y eso también puede ser un egoísmo. Por otro lado, si no atiendo a mis padres mayores o viejos, también es poco generoso. Por lo que pienso que tendríamos que estar pendientes de cuidar a los vástagos y, además, ir pensando en las necesidades de nuestra senectud para no tener que sobrecargar a nuestros seres queridos.

4a) Y esto ¿no puede ser ingratitud?

Bueno, las deudas simbólicas se pagan hacia adelante sobre todo…es decir, te formaste en la universidad y beneficias a los oyentes, pero no le devuelves a tus profesores lo que hicieron por ti…generalmente…es en tu forma de vivir donde muestras la gratitud con tus padres con tu formación recibida. Y si, además, los quieres atender sus necesidades básicas en la vejez pues fenomenal. A mí no me gustaría que mis hijos se hiciesen cargo de eso, pero hay que tolerar todas las maneras de pensar…

5) ¿Cuáles son las claves que se dan para relacionarse mejor?

Me imagino que son orientaciones diferentes dependiendo de la edad de la persona que acude a consulta.

  1. Aceptar las emociones que se despiertan sin juzgarlas
  2. No te tomes nada como personal
  3. Observa tus propias expectativas y suposiciones

Observarte y tomar perspectiva alivia mucho las situaciones.

6) ¿Cómo es una terapia de familia? ¿Hay fases por las que una familia tiene que pasar para relacionarse mejor?

Sí generalmente estamos en fases de familias autoritarias, negligentes y tenemos que pasar a familia demócrata que habla de las situaciones complicadas y no se rompen por ello.

7) ¿Qué es la reacción terapéutico negativo?

Cuando la familia retira al hijo o al familiar porque ha mejorado. Porque se cargan la armonía que hacía que la familia fuese disfuncional. Se sienten cuestionados y si el rol del chico era el del malote al mejorar, todos los miembros familiares necesitan encontrar y crecer con un nuevo rol…

😎 ¿Por qué se le tiene tanta manía a la suegra? ¿Hay algún origen, es un mito? ¿Es una gran fuente de malestares emocionales en la familia?

grandparents-1969824_640.jpgPor ser breves, te diré que te recuerda a tu mujer cuando sea mayor y, por lo tanto, es una relación con “el tiempo”, con tu idea de vejez o con la idea de juventud que se tienen en la cabeza, no con la persona que encarna a tu nuera o tu suegra. Por otro lado, existe una lucha de familias, a ver cuál es la mejor y las suegras toman a veces, el papel dominante de ser referente en esta lucha de las parejas…